Abuela

Cartas de Amor Para mi Abuela"







El día amaneció triste, hoy ya no estas conmigo, dios ha querido llevarte junto a él... imagino que es un lugar muy tranquilo, donde la paz que reina jamás podrá ser imaginada.

Recuerdo esa llamada al móvil de que estabas muy enferma y me viniera para casa, algo me decía que ya no me daría tiempo a llegar para el último adiós, a la vez me negaba a creer lo que pasaba por mi cabeza. Tú que eras, como una luz en mi vida, te habías apagado y no pude ayudarte...





Cuando llegue ya estabas postrada en esa cama sin latido y toda la familia junto a ti. No podía creer que dios no me había concedido el poderme despedir de ti, así que me tire al suelo pataleando como una niña gritándole a todo el mundo.



Cómo quisiera que volviera ese 15 de agosto, tal vez yo hubiese podido salvarte abuela, si hubiera llegado a tiempo. Ese ha sido el día mas triste de mi vida, tener que separarme de ti .Ya no puedo con esta culpa. No puedo dejar de pensar que hubiera sucedido si te hubiera llevado conmigo, maldigo ese día que me fui y no te lleve. Te quedabas mirándome y preguntando; cuando volvíamos, que no estuviéramos tanto tiempo, era como si ya supieras lo que iba suceder y querías que estuviera cerca. Pero no entendí esas palabras y me fui, no imaginaba que eso sucedería, quizás si te hubiera llevado? quizás nada hubiera sucedido o quizás hubiera sido igual pero al menos estabas conmigo para poderte decir adiós.



Siempre tenias que cumplir con todo el mundo y hasta para irte lo has hecho, te viniste conmigo unos días y así has ido con todos los demás que te querían. Tus últimos recuerdos los tengo guardados para siempre.

Como me gustaría tenerte aquí ahora, oírte cuando nos bufabas o te enfadabas, o cuando dormíamos juntas.



Sabes que he pasado por malos momentos en este año pero agradezco a dios por que así he podido disfrutar mucho mas de tu compañía y de esas noches juntas, cuando me decías que no llorara que te hacia ponerte triste. Nunca olvidaré ese gesto que hacías cuando te contaba mis problemas ?échalos para atrás, échalos al hombro? me decías....Recurrí a ti, como refugio de mis penas, fuiste mi ?cómplice? en tantas cosas abuela que solo nosotras sabemos.





...Hoy hago memoria y percibo en cada parte de mi ser,

todos los momentos felices que vivimos juntas ABUELA!!.



Nunca antes, había podido dedicarte unas palabras, hoy quizás mi inspiración viene de Dios, y te siento tan cerca como cuando era niña, me hacías los rizos en el pelo, o traía mis muñecas para jugar contigo y hacerle vestidos nuevos.



Te marchaste dejando un vacío muy grande en mi corazón y en el de mi familia; sobretodo mi madre.

No quiero ser egoísta y sé que si Dios te vino a buscar, es para estar junto a El, en un lugar mejor, junto a otros seres queridos por los que tantas lágrimas derramaste. Ellos estarán felices de disfrutarte ¡ya ves! Y nosotros nos quedamos con una gran tristeza de haberte perdido.



Te quiero abuela, te echo mucho de menos, y sino voy a visitarte al cementerio no es mas que porque me niego a creerlo, no acepto que te hayas ido de mi lado, para mí no estas muerta.

El verte en ese maldito cajón... también se moría toda esperanza en mí de poder disfrutar de ti... de tu compañía de tus palabras y consejos.

Las cosas, la casa, la vida ya no es lo mismo sin ti aquí, a nuestro lado, balanceando y equilibrándolo todo.



Cuánta razón tuviste... por algo Dios te concedió la bendición de vivir tus preciosos 89 años y ver pasar ante tus ojos tres generaciones y tener en tus brazos a tus biznietos. Solo lamento que no hayan podido conocerte un poquito más, aunque sé que te recordarán, nos encargaremos de que sepan que tuvieron una bisabuela maravillosa....





Te necesito abuelita, necesito que me ayudes, necesito que me rasques mi espalda como lo hacías o me toques el pelo, necesito de tus mimos, de tus abrazos? Siempre te sentiré tan cerca, como cuando mirábamos las fotos juntas en el sillón, o como cuando nos sentábamos a ver la televisión...



Dime cómo, cómo lo hago para acostumbrarme a estar sin ti, si no puedo abuelita, es entrar en Gijón y ver tu silla en el rincón en la que te sentabas a mirar la gente que solía pasar, o ver la habitación, tus cosas, me estoy perdiendo de tristeza, desesperación.

Solo puedo dedicarte, estas humildes líneas, que seguro ya me hicieron lagrimear. Abuelita querida!!!!



No se si desde el cielo puedes verme y creo que si puedes estarías muy triste de ver todo lo que lloro por ti, Te prometo que te voy a dejar descansar en paz, ya no lloraré en las noches, pidiendo consuelo, pidiéndote que regreses, porque sé que estás conmigo en todo momento.



Entiendo? era tu hora, nadie puede contra el destino y el tuyo era irte.

Dios así lo quiere, él hace lo mejor para cada uno, debemos respetar su voluntad y tener fe, pensare que nuestra separación es momentánea, la vida es breve. Pensaré que solo tu cuerpo está lejos de mi, tu corazón y tu presencia estará conmigo para siempre. .



Elevo mi vista al cielo, y pienso en ti, hacia allí va este beso que te envío hasta donde el viento lo eleve.





Vivirás eternamente en mí y en mi familia





Nunca te voy a olvidar, tú fuiste, eres y seguirás siendo siempre ?mi gueli?
Anónimo
publicidad