Para mi ésposo

Cartas de Amor Gracias, por escribir cosas tan lindas para mí. Y me siento orgullosa que cada una de esas palabras las escribiste de tu propia inspiración, sin copias, solo con sentimientos verdaderos?.



Cada una de esas palabras las llevo guardadas en mi corazón, porque esos días para mí también fueron terribles, dejé de hacer muchas cosas, para estar al pendiente de ti.



Yo igualmente te extrañé las distancias son la terrible forma de separación. Me sentí muy mal al no compartir contigo tanta pasión, que demostrabas en esas cartas que escribías para mí. Tu fuego, tu calidez siempre me ha hecho sentir MUJER, una verdadera mujer.



Al irte a realizar tus estudios; pensé que separarnos por un tiempo, era bueno para reafirmar nuestro amor. Qué, como ya hemos hablado, no se encontraba en sus mejores momentos. Pero la soledad, es mala consejera. Fuiste muy débil ante aquella espera, en aquella soledad?.no supiste esperar por mí, sin embargo yo te esperé. Muchas noches no dormí tan solo esperando levantarme para encender la PC y aunque sea encontrarte allí. ¡¡¡cómo te amé¡¡¡ ¡¡¡cómo te extrañé¡¡¡¡



Y ahora que estas aquí, después de todas esas confesiones, de amores, de sinsabores, estoy algunas veces alegre, porque estas aquí a mi lado, pero otras sintiendo mucho miedo. Miedo a perder, eso que sientes por mí.



El amor es entrega total, a mi manera de verlo, puede que sea simple egoísmo. Cuando le dices al cura, al confesar estas palabras ante Dios, ante la Familia: ?para toda la vida? ?hasta que la muerte nos separe? es porque así lo sentirás ?toda la vida?.



Todo ello resulta un compromiso, de vida, ?amar de verdad a una persona es querer compartir la vida con ella y envejecer juntos.? Fue un acuerdo contraído libremente, prometer amor, es cosa seria. Promesa de amarse mas y mejor cada día.



La vida trae consigo tropiezos, alegrías, sinsabores, tormentas, vicisitudes ?..que debemos enfrentar, a cada momento la vida nos sorprende. La vida es dramática, porque es radical, seria, compleja, conmovedora, llena de luchas. La vida es como un árbol con muchas ramificaciones; nunca es lineal sino con giros y recovecos. Así se destaca el sentido del amor, que allana la jocosidad y la dureza de la vida y la convierte en aterciopelada, sedosa y mullida.



Este amor ha sido auténtico, ahora, debemos darle libertad y densidad.



He tenido algunas conversaciones. En las cuales se ha hablado de que el amor termina por institucionalizarse. Cambiamos esas coordenadas. Particularmente pienso que ese esquema de siempre, que ese amor profundo y verdadero debe permanecer toda la vida, pero la vida se impone, es menester que haya nacido un nosotros, y hay otros muchos intereses.



La vida diaria no es un ir y venir de dificultades y durezas. En estos muchos años juntos, la vida se nos acompasa, ya no somos fogosos, se vuelve la vida serena y muy objetiva. Se reduce el entusiasmo del amor inicial. Ya solo nos aceptamos y comprendemos cada actitud de parte y parte, nos conocemos demasiado, de lo positivo y lo negativo. Así se llega a plena convivencia.



Pienso que lo que debemos hacer ahora es volver a descubrir la auténtica grandeza del vocablo ?amor?, su fuerza, su vigor, su impulso, su belleza y su atractivo, pero también sus exigencias. En definitiva restituir su profundidad y su misterio.





El amor es una forma excelente de conocimiento que hace que la búsqueda culmine en encuentro: es la satisfacción de haber dado con una persona que ilumina el panorama personal y futuro. El que esta enamorado ama y es amado.



El amor es un sentimiento gratificante, es el sentimiento mas puro, nadie ama sin conocer al otro,

el amor cautiva positivamente y se acompaña de una fuerte atracción, de una tendencia a estar y compartir la vida.



El amor es alegría compartida





Para el amor de mi vida,

Recuerda que estoy aquí siempre y que te amo con sinceridad. Particularmente creo que nuestra llama comienza a encenderse de nuevo, pero debemos avivarla cada día.



TU ESPOSA QUE TE AMA PARA SIEMPRE?????..
norenore
publicidad